Albóndigas caseras de la abuela María

La receta de hoy es una receta de albóndingas deliciosa y muy rica para combatir el frío inteso que estamos teniendo este invierno, con este plato triunfarás ya que se lo comen muy bien tanto los pequeños de la casa como los mayores. Yo lo tengo asociado a los días de fiesta y celebraciones, mi madre los hacía siempre en grandes ocasiones. Un besazo a todas nuestras madres, hoy abuelas y bisabuelas que nos han enseñado tanto en la cocina.

Como ya tenemos publicada “albóndigas caseras” no repetiré como preparar la carne picada y recordaros que la podéis hacer con la carne picada que más os guste.

  • Comenzamos preparando nuestro caldo, en una olla añadimos el hueso de jamón, las zanahorias, la ramita de apio, una hojita de laurel y los granos de pimienta. Como habréis observada no le he añadido sal ya que al echar hueso de jamón espero a que esté hecho para ver como queda, normalmente tengo que poner un pellizco. Añadimos el agua a la olla y cerramos en 30-45 minutos lo tenemos listo.
Comenzamos con el caldo.

Comenzamos con el caldo.

Preparamos el caldo.

Preparamos el caldo.

  • Mientras hemos preparado nuestra carne picada y hecho las albóndigas.
Albóndigas (mezcla de ternera y cerdo).

Albóndigas (mezcla de ternera y cerdo).

  • Cuando podamos abrir la olla, colamos nuestro caldo y lo ponemos en una cacerola o de nuevo a la olla y sin que rompa a hervir el caldo vamos añadiendo las albóndigas con cuidado y no salpicarnos (nos podemos quemar). En 40 minutos las tendremos listas, claro que depende del tamaño que hemos hecho las albóndigas. Probad el caldo por si hay que rectificar la sal.
Colamos nuestro caldito para seguir con nuestro guiso.

Colamos nuestro caldito para seguir con nuestro guiso.

Incorporamos las albóndigas.

Incorporamos las albóndigas.

  • Supongo que habéis visto el huevo y en mi caso no lo pongo para la preparación de las albóndigas, es opcional se lo podéis añadir pero mi madre se lo añadía al caldo con las albóndigas, unos 5 minutos antes de apagar, separamos la yema (una o dos) en un bol pequeño y con un cucharon del caldo las batimos hasta que queden bien ligadas y disueltas, por último lo echamos a la cacerola y movemos con cuidado.
Disolvemos las yemas de huevo

Disolvemos las yemas de huevo

  • También se puede hacer con yemas de huevo duro.
  • Mirad que pintaza más buena tienen y es una pena que no podáis oler las, ricas, ricas y calentitas para el frío de estos días.
Albóndigas de la abuela María.

Albóndigas de la abuela María.

  • Podéis apartar un poco de caldo y añadir unos fideos cabellín y si lo hacéis con el huevo duro la clara la picamos y añadir la también, de cualquier manera las disfrutaréis. Mi madre solía poner además una fuente de patatas fritas que ibamos pinchando entremedias y no quedaba ninguna.
  • Buen provecho y a disfrutar. OjO!!! si tenéis en casa alérgias con el huevo se puede eliminar sin problema tanto en la preparación de las albóndigas como echar lo al final del caldo.
Albóndigas de la abuela María.

Albóndigas de la abuela María.

Albóndigas de la abuela María.

Albóndigas de la abuela María.

 

No comments yet.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Aviso legal